sábado, 28 de noviembre de 2015

Somos diferentes.

No puedo quejarme, no. He tenido una vida tranquila y feliz.
La gente siempre me ha sonreído, caigo bien, eso lo sé. Ahora estoy mayor y las cosas han cambiado. De hecho, es ahora cuando empiezo a hacerme preguntas que antes jamás se me habrían pasado por la cabeza. Antes sólo pensaba en superarme, en hacer las cosas bien, en dar amor y enseñar lo que sé. Puede que sea porque las caras que antes me sonreían, ahora están más serias simplemente porque me queda poco. No quiero dar pena a los que tanto me han dado; solamente quiero que me recuerden como era antes.
Mi familia está a mi lado y los que vienen de visita me dan el calor que necesito. Por primera vez deseo salir de este mundo, y, aunque me aleje de mi familia, quisiera salir con los otros, con esos que no han dejado de visitarme durante toda mi vida. Me gustaría tener mi última gran experiencia, pero no sé si aguantaría con ellos ahí fuera. Somos diferentes.


Una niña a la que jamás había visto se acerca. Está muy triste, pero es preciosa. La miro fijamente a los ojos y aunque no entiendo lo que dice, me transmite tranquilidad. La señora mayor que la acompaña se seca sus lágrimas. Empiezo a ver borroso. Siento que me duermo, puede que lo haya hecho un instante, pero vuelvo a abrir los ojos. La niña también comienza a llorar. Vuelvo a sumirme en un sueño, esta vez es más profundo. Siento paz, la paz que nunca pensé que lograría en un momento así. Siempre me atormentó pensar en el último suspiro, pero ahora me siento bien.
¿Qué le pasa? pregunta la niña.
Ha llegado su hora, cariño.
―¡No quiero que se muera el delfín! grita sollozando.

Vicente Ortiz Guardado.
28-11-15

No hay comentarios:

Publicar un comentario